Contexto

El proceso de elaboración de la cerveza trae consigo la generación de una gran variedad de contaminantes, cada uno de los cuales limitan el uso del agua para ciertas aplicaciones y puede causar problemas con la descarga de efluentes.

El líquido efluente del proceso de elaboración de la cerveza es principalmente agua (% en peso), el resto de materiales presentes en el efluente constituyen solamente una pequeña porción de las aguas residuales que tiene una alta carga de materia orgánica.

Las aguas residuales generadas en la producción de cerveza están contaminadas principalmente por los residuos fangosos de materia orgánica generados en la clarificación de la cerveza residual y residuos de levadura. Se trata de un proceso de eliminación por suspensión. Este tipo de descarga se caracteriza por una alta carga orgánica y una alta biodegradabilidad, lo que favorece sus posibilidades de purificación por métodos biológicos. También se debe considerar la generación de descargas durante la limpieza de equipos e instalaciones, operación que por lo general genera una mayor concentración de contaminantes en aguas residuales debido a que el agua de limpieza contiene varios productos químicos.

La aplicación de la Directiva Marco del Agua de la UE (EU Water Framework Directive 2000/60 / EC ), cuyo objetivo es lograr un buen estado ecológico del agua y de los ecosistemas asociados, ha llevado a un notable aumento de las zonas consideradas “sensibles”. Como resultado, se han adaptado los límites para los valores de nitrógeno y fósforo principalmente, además de sulfatos en la descarga de aguas residuales. A pesar de que en Europa se ha mejorado la calidad del agua en descargas de efluentes, las directivas no son igualmente satisfechas por todos sus Estados miembros. Además, la descarga de contaminantes emergentes en efluentes de plantas de tratamiento de aguas residuales no está bien regulada. Las descargas de efluentes tratados de las plantas depuradoras de aguas residuales en Europa contribuyen significativamente a la presencia de contaminantes en las masas de agua europeas. En este sentido, se evaluaron las descargas más importantes en Europa de efluentes de tratamiento de aguas residuales a una cuenca hidrográfica en las plantas de Heinenken en Dinamarca, MAHOU en España, Carlsberg en países nórdicos y Hopbrahäus en Alemania.

En consecuencia, la legislación nacional de algunos Estados miembros ha establecido límites muy estrictos para vertidos de contaminantes. Como ejemplos Austria, donde el contenido total de sulfuros debe estar por debajo de 25 mg / hl, o Países Bajos donde el contenido de fósforo no puede superar los 18 mg / hl. Esto hace que esté prácticamente prohibido descargar contaminantes.

Las técnicas de tratamiento de aguas residuales que se proponen en Life-ANSWER representan una clara mejora en la gestión de los contaminantes presentes en las aguas residuales del sector de los alimentos y bebidas, y contribuyen al cumplimiento de los límites establecidos por la normativa europea según la cual, en 2020, la reducción de los contaminantes en los flujos de aguas residuales descargados en cuencas hidrográficas debe estar por debajo del 35% de la cantidad que se producía en 1995.

Contacto